KEMPER

Klaudia Kemper

Artista Visual, titulada en Diseño en U. Católica de Chile, posteriormente realiza estudios de Historia del Arte en la U. La Sorbonne , París y actualmente cursa el magister de Cine Documental en la U. de Chile.
Ha desarrollado una investigación constante en torno a las problemáticas de la autobiografía visual, demostrando una preocupación particular por indagar las relaciones entre la creación artística y la vida. Para ello, se ha valido de soportes y formatos que evolucionan desde la pintura a la videoinstalación, incluyendo asimismo el objeto, la fotografía, el cine, la animación y la performance.
Su trabajo cuestiona la identidad mediante indagatorias sobre el cuerpo humano y las estéticas de reconstrucción biográficas. En él contrasta la limpieza tecnológica y la precariedad de lo hecho a mano, revelando la fragilidad intimista del ser humano.
En 1990 hizo su primera animación cine 35mm que ganó premios y fue exhibido en el MoMA de New York, Reina Sofía en Madrid y Festival de Annecy, Francia.
Su trabajo ha sido exhibido en Francia, España, Alemania, Italia, Polonia, EEUU, Canadá, Australia, México, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador entre otros.
En los últimos años ha participado de la III bienal

iberoamericana de Video Arte Washington Dc, Centro Cultural del Banco Iberoamericano de Desarrollo, VII Bienal de Video y Nuevos Medios, Gallery SAT Montreal Hight lights Festival, Galería A gentil carioca, Galería Animal, Museo de Arte Contemporáneo, Mavi, Centro Cultural La Moneda de Santiago y Museo Nacional de Bellas Artes de Chile. Recientemente su trabajo “El Cuerpo que habito” ganó el primer premio del Fringe Festival de Estocolmo 2014.
Actualmente dicta el taller de video para alumnos de arte y diseño en la Universidad del Desarrollo y en la Finis Terrae. Paralelamente realiza tutorías en su taller.

Si nuestros cuerpos pudieran volar, nuestra noción espacial sería muy diferente. Nuestros parámetros son limitados, vemos fragmentos parciales y hay muchas cosas que no vemos. Habitamos un planeta donde existe una fuerza de gravedad que condiciona la localización de las cosas. Cada cosa tiene un peso y no vuela por los aires, pero eso no significa que las cosas sean como creemos que son y estén donde creemos que están. Con mi trabajo yo intento construir espacios temporales improbables. Me gustaría habitar esos espacios, los posibles y todos los demás.

Obras